El Teatro Alexander de la Universidad de Monash en Melbourne, Australia, cuenta desde ahora con un sistema Meyer Sound Constellation que le permitirá acoger todo tipo de espectáculos y eventos con la mayor eficacia acústica. Originalmente diseñado y construido para representaciones de teatro hablado, este espacio es ahora capaz ofrecer conciertos tanto de música acústica como amplificada, gracias también al equipo LEOPARD que se ha instalado complementariamente. Se trata del primer sistema Constellation que se instala en un lugar dedicado a las artes escénicas en Australia.

Con una capacidad de 561 butacas y 50 años de antigüedad, el Teatro Alexander necesitaba de una renovación completa que fue impulsada por el profesor Paul Grabowsky, quien, además de ejercer como Director Ejecutivo de la Academia de Artes Escénicas de la Universidad, es un reconocido pianista de jazz y compositor para cine, televisión y ópera.

El proyecto de rehabilitación se enfrentaba a la dificultad de que el espacio físico no contaba con una acústica adecuada para los espectáculos musicales, así que los responsables de la universidad contrataron a la consultora internacional Arup para evaluar posibles soluciones.

“Nos dieron dos opciones —afirma Grabowsky—, una era crear un entorno acústico adecuado para la música a través de medios físicos, es decir, mediante el uso de materiales y reconfigurando ligeramente el espacio. Sin embargo, no importaba lo que se pudiera hacer en este sentido, nunca podría ser excelente acústicamente debido a las limitaciones existentes en la estructura del edificio”.

La otra solución presentada fue instalar un sistema acústico activo. “Inicialmente fui muy escéptico —admite Grabowsky—. Cuando hablas de intervenir en un espacio con dispositivos electroacústicos tu mente inmediatamente responde: ‘Bueno, ¿por qué querrías hacer eso? No es genuino’. Pero el potencial era intrigante, así que decidí escucharlo”.

Grabowsky organizó una delegación para probar varios sistemas acústicos activos en diferentes lugares de Europa, Estados Unidos y Japón, a veces llevando consigo un cuarteto de cuerda para que interpretase las mismas piezas al evaluar cada sistema.

El momento clave se produjo en una visita a SoundBox, el innovador y ampliamente aclamado espacio de San Francisco Symphony. “Aparte de nosotros, la sala estaba vacía —recuerda Grabowsky—. El cuarteto tocaba en un extremo del recinto, que es bastante grande. Me sorprendió que no influía mi ubicación o mi orientación dentro del local, la música seguía escuchándose muy clara, pero lo más importante es que su calidad no sugería ningún tipo de intervención electrónica. Simplemente, sonaba claro, nítido y cálido, como si estuviera en una muy buena sala de conciertos “.

La preferencia de Grabowsky por la solución Constellation se consolidó con otra visita posterior a SoundBox, esta vez para un programa completo de conciertos. “Otra vez me moví por toda la sala, y esa experiencia me convenció de que, en términos de lo que estaba haciendo el sistema, permitía más flexibilidad y más detalles musicales que los otros que habíamos escuchado”.

Tal como está instalado en el Alexander Theater, el sistema Constellation consta de tres elementos: detección de la acústica ambiental, procesamiento digital de alta resolución utilizando el algoritmo acústico patentado VRAS™ y distribución de reflexiones tempranas y señales reverberantes con más de 150 altavoces. Para la detección ambiental se colocan 16 micrófonos cardioides compactos en el escenario, 16 micrófonos cardioides en miniatura en el auditorio y ocho micrófonos omnidireccionales en el límite del foso de la orquesta.

El procesamiento se lleva a cabo mediante una plataforma de audio digital D-Mitri® con 18 módulos de entrada y salida, procesamiento central y creación de preajustes acústicos. El equipo de altavoces se complementa con 133 sistemas Meyer Sound de rango completo (MM-4XP, UPM-1XP, UP-4XP y UPJunior-XP) junto con 19 subgraves compactos (UMS-1XPSM y MM-10XP).

Como todos los altavoces Constellation son autoamplificados y reciben señales de entrada discretas y dedicadas de D-Mitri®, el componente de hardware también proporciona un entorno de sonido dinámico e inmersivo gracias al software de panoramización 3D SpaceMap de Meyer Sound. El uso de SpaceMap con la infraestructura Constellation permite el movimiento dinámico de múltiples sonidos en tres dimensiones en todo el auditorio.

“La posibilidad de utilizar la espacialidad del sistema permite agregar una nueva dimensión a una composición musical de la que se ha hablado durante aproximadamente medio siglo —afirma Grabowsky—, pero nunca se ha realizado en este sentido. Recuerdo que cuando hablé con John Meyer se refirió a Constellation como un instrumento, no solo como un equipo, y ese es un excelente indicador del potencial de este sistema. Permite un grado de flexibilidad espacial más allá de cualquier otro sistema que haya experimentado.”

En los primeros meses desde la reapertura, el Teatro Alexander ha utilizado Constellation para optimizar la acústica en un amplio espectro de eventos, incluidos conjuntos musicales acústicos, teatro musical y conciertos amplificados, así como conferencias y charlas. Dos eventos destacables fueron un recital del famoso pianista Stephen Hough y una sesión de grabación del grande del jazz, Branford Marsalis.

Para ofrecer conciertos amplificados, el teatro dispone de un sistema de refuerzo compuesto por doce recintos line array LEOPARD junto con seis subgraves 900-LFC y ocho altavoces compactos MM-4XP para frontfill.