La edición 2017 de Creamfields en Reino Unido se cerró con una asistencia de más de 70.000 personas, en donde Calvin Harris volvió a lucir como uno de los cabezas de cartel de uno de los festivales de EDM más importantes del mundo.

Al mando del sonido estuvo su ingeniero Fab Piazzini que habló del uso de la consola Digico SD7 destacando que es “la única verdadera consola redundante del mercado”, así como la labor de la empresa Major Tom que, además de suministrar la consola de F.O.H., fue la encargada de proporcionar el sistema de monitoraje de cabina de Calvin Harris formado por dos subgraves 900-LFC y 6 cajas LEOPARD de Meyer Sound, todo ello mezclado a través del nuevo procesador Meyer Callisto 616. Según comenta Piazzini, “este sistema es la única opción para la cabina de Calvin Harris.”

En monitores, el ingeniero local Darren Mullis ha hablado también del trabajo con la consola SD7 instalada en esta área, donde según dice los técnicos de los artistas se sienten “felices” de encontrarse esta consola en monitores y destaca entre sus cualidades la calidad del sonido necesario para que los artistas se sientan cómodos en el escenario.