Con 200 millones de espectadores en todo el mundo, el 60º Festival de Eurovisión fue una asombrosa producción marcada por su complejidad y magnitud. Con escenografías elaboradas a medida para cada uno de los representantes de cada país y un gran número de elementos móviles, los organizadores necesitaban que los equipos y la tecnología funcionaran juntas perfectamente para ofrecer una experiencia excepcional tanto para los televidentes, como para las 10.000 personas que vivieron en directo el festival de Eurovisión en el Arena Wiener Stadthalle de Viena.

El equipo de sonido para el directo fue el Meyer Sound LYON™ como sistema de refuerzo de sonido lineal. “LYON fue elegido para este prestigioso evento, ya que ofrece una excepcional calidad vocal, transparencia musical y alto headroom”, dice Stefan Schlögl, diseñador de sistemas de Sound Art Service (SAS) con sede en Viena, que proporciona el sistema para el evento.
“Los LYON fueron muy precisos y trabajaron muy bien. Se podía escuchar con claridad los cambios que hicimos en el EQ “.

La impecable calidad de sonido y un ajuste de sonido preciso fueron críticos, y para asegurar que se cumplían los estrictos requisitos se colocaron 44 LYON de Meyer Sound line array y 12 altavoces de baja frecuencia (subgraves) 1100-LFC de Meyer Sound, todo eso con el sistema de control de altavoces Galileo® de Meyer Sound, 4 Galileo 616 y 6 Galileo callisto 616. El sistema de monitores para escenario estaba compuesto por 6 monitores MJF-210, 2 MJF-212A y 14 monitores de escenario UM-1P de Meyer Sound. El front fill, delay y sistemas VIP se componía de 24 M’elodie® altavoces line array; 6 altavoces JM-1P en line array; 6 cajas CQ-1, 6 UPQ-1P, 8 altavoces UPM-1P, 18 UPA-1P, 8 MSL-2, 18 MSL-4 y 4 MSL-6; 8 UPJ-1P y 6 UPJunior ™; y todo acompañado por 10 subwoofers 700-HP de Meyer Sound. La empresa Amex audio suministró los sistemas 1100-LFC y LYON desde Senec, con sede en Eslovaquia, todo con la coordinación de Igor Demčák y Braňo Beres.

Las restricciones de la retransmisión en directo crearon una serie de desafíos. “El requisito más difícil fue la altura de las cajas voladas en line array, 12 metros por encima del suelo”, dice Schlögl. “La cobertura uniforme en frente del escenario no fue fácil, pero el LYON y el JM-1P proporciona una solución perfecta.”
Share This